Blog

Últimas publicaciones

La localidad leonesa de Cimanes del Tejar celebrará su antruejo tradicional este sábado 22 de febrero, a las 18:00 horas, en el que los guirrios toman la calle para diversión y mofa de todos los presentes

Una fiesta callejera que recorrerá las principales calles del pueblo que durante toda la tarde bailará al ritmo de la pandereta, el tamboril y la dulzaina. Seguro que pequeños y grandes se sumarán al antruejo donde el guirrio es el personaje principal en una fiesta donde la tradición manda a los mozos vestirse con camisa y calzoncillo blancos de lino, calzaban abarcas de pellejo y calcetines de lana, una faja o un pañuelo merino enrollado a la cintura y, sobre este, un gran cinturón de pellejo con ocho o diez cencerros o esquilas de bronce.

Cruzando el hombro izquierdo, de atrás a adelante, una colonia o cinta bordada en seda con motivos florales o un pañuelo merino. En las manos portaban unas tenazas extensibles de madera y una vejiga de cerdo o un rabo de zorro. Cubrían la cabeza con una máscara cónica hecha de cartón, con cuatro abanicos: uno superior, dos laterales y uno trasero. En la parte frontal de la máscara se practicaba un orificio del tamaño de la cara en el que se cosía una alambrera menuda, con una tela blanca semitransparente adherida para ocultar el rostro; finalmente la máscara iba recubierta de escarapelas o flores realizadas con papeles de seda de colores.

Las 'Madamitas' eran las mozas solteras que se vestían con el rico y vistoso traje regional riberano y que acompañaban a los Guirrios y bailaban con ellos en la plaza. Durante la fiesta, los Guirrios se empleaban en correr y fustigar a las mozas y a los vecinos con la tenaza, la vejiga o el rabo de raposo. Hacían corro en la plaza y con la tenaza trataban de levantar las faldas de las mozas y especialmente de coger la boina a algún hombre, quien para recuperarla había de acudir al Bar y pagar la jarra de vino que bebían los guirrios; también la Junta Vecinal invitaba a los guirrios a beber.

También era muy frecuente salir con burros y niños metidos en las alforjas. Otro muy popular era la 'Gomia', antruejo que se realizaba con una cabeza de vaca o caballo, que llevaba un porteador en una estructura de madera, sobre los hombros, o en el frontal y que estaba provista de un mecanismo que le permitía ir abriendo y cerrando la mandíbula. La 'Lina' o 'Arrima' consistía en ponerse a la espalda una pelleja de oveja embarrada o enfoscada en el desagüe de un fregadera y frotarse o arrimarse a la gente para ensuciarles, en ocasiones este personaje salía con varios mozos colaboradores que se valían del cayado y del furganero de amasar para coger a las personas y acercarlas a 'la Arrima'.

El martes de carnaval continuarán con más disfraces y una chocolatada para niños, así como el "Escabeche" para los más mayores