Blog

Últimas publicaciones

Braganza y León se dan la mano en lo que a mascaradas se refiere, motivo por el que los personajes de los antruejos de la provincia —guirrios, birrias, jurrus, zafarrones, toros, zamarrones...— se muestran en la exposición ‘Antruejos y Máscaras Leonesas’, inaugurada ayer dentro de la VIII Bienal de la Máscara Mascararte, que se celebra en la ciudad portuguesa. Festejos populares que sirven para estrechar la colaboración y el conocimiento mutuo —para derribar fronteras— entre pueblos de la península Ibérica. Así, no extraña que el universal Miguel de Cervantes apadrine a los personajes del antruejo leonés, al dar su nombre a la sala del centro cultural en el que se exhiben.

Para hoy está prevista la conferencia del asesor del Instituto Leonés de Cultura (ILC) de la institución provincial, Adolfo Alonso Ares, que disertará sobre la simbología de las máscaras. El sábado, a las cuatro y media de la tarde —hora portuguesa— 275 leoneses participarán en un desfile de antruejo por las calles de la ciudad lusa. Las fiestas de invierno bragantinas y de la provincia recorrerán las calles de Astorga el 27 de enero para hacer partícipe a la provincia de las fiestas de invierno tramontanas. La capital maragata acogerá también una muestra de máscaras.

En Navidad

Los festejos de invierno en tierras de Braganza coinciden con los de la Navidad y la fiesta de san Esteban, su patrón. Lo profano y lo religioso se unen en las celebraciones, frente a la oposición de los antruejos leoneses a la penitencia de la Cuaresma, a la que preceden. Un mural en uno de los vestíbulos de la casa consistorial bragantina muestra la unión entre etnografía y manifestación religiosa, de manera que la imagen del patrón y de la advocación mariana a la que se encomienda esta tierra abren los desfiles. Sin embargo, las celebraciones mantienen el sentido pagano de su origen, de manera que las máscaras y los ritos tratan de ahuyentar los malos espíritus que se refugian en las tinieblas del invierno, además de asustar a los niños y de broma a las mozas.

Fuente el Diario de León.