Blog

Últimas publicaciones

Ana González Valencia | 25/03/2018 Diario de León

El tiempo de máscaras aún no ha terminado y el próximo sábado, en plena Semana Santa, la asociación cultural San Yusto de Quintanilla de Yuso sacará a los Campanones, el antruejo de esta localidad de Cabrera Alta, que este año resucita al personaje del Zancudo tras un destierro de 70 años.

Explican desde la asociación que este personaje va subido en largos zancos. Una piel de animal le cubre la cabeza y la cara, aunque también puede llevarla pintada totalmente de negro. El cuerpo y las extremidades también van cubiertas con ropa vieja o pieles para que no se le reconozca. En la cabeza no lleva el caperuzo, pero sí pieles de animal o cuernos para emular a monstruos o bestias salvajes.

Junto a él, la vieja y el viejo, la señorita y el señorito, el lobo y otros personajes, algunos con semblantes arbóreos, saldrán sobre las 19.00 horas del próximo sábado para asustar a los niños y pedir el aguinaldo como lo han hecho tradicionalmente, acompañados de los gaiteros del pueblo.

«La última persona que encarnó el personaje del zancudo fue Manuel Sastre que falleció hace unos años. Nació hacia 1930 y representó esta figura en varias mascaradas de 1950». Tras él, no hubo nadie que le sucediera con los zancos, aunque «este año ya lo tenemos organizado», aclara Rafael Presa, de la asociación Cultural San Yusto.

A diferencia de otras localidades de la comarca de La Cabrera en Quintanilla de Yuso — y hasta donde recuerdan los más mayores del lugar— esta mascarada «se celebró siempre el domingo de Pascua o de Resurrección, aunque este año, el párroco ha adelantado la misa al sábado, por lo que nos hemos adaptado», puntualiza Sergio Carracedo.