La vieya: saya negra, mandil negro con flores, chambra negra, mantón negro, pañuelo de
cabeza negro, medias negras, zruecos. Lleva un cesto. La simbología de la vieja se pierde en la
mitología leonesa, como la diosa madre de la naturaleza, representada como una vieja,
benefactora y proveedora de bienes.

El campaneiro: blusona blanca o parda de lino, calzón de lino, tela de saco y zamarra de piel
de animal (oveja, cabra, lobo…), polainas de piel en la pantorrilla, zruecos ,madreñas y la cara
con máscara con pieles de animal, cuernos y tiras de papel y tela de colores. Lleva un cuerno
de vaca para tocar y un palo con un trapo para golpear a los viandantes. También llevan una
bolsa de cuero para echar cernada o harina a los viandantes. A la cintura varios cencerros.
Originariamente eran la personificación de los antepasados que se manifestaban a través de
las máscaras para beneficiar a la comunidad.

Toro: Armazón de madera cubierto con telas de saco y rematado con una cabeza de toro con
cuernos naturales. Símbolo de virilidad y fertilidad, embiste a las mozas.

Señorita: Mujer u hombre travestido, vestido con manteo marrón oscuro, mandil naranja,
chambra blanca, mantón negro y pañuelo naranja a la cabeza. Cubriendo la cara un pañuelo
blanco, para no ser reconocida/o.

El galán: Mujer transvestida con ropas antiguas a modo de caballero. Sombrero y capa o
anguarina. Cubriendo la cara un pañuelo blanco, para no ser reconocida/o.

La Galana: Hombre Transvestido con mantón negro y dengue negro simulando las mejores
ropas. Paraguas a modo de sombrilla. Cubriendo la cara un pañuelo blanco, para no ser
reconocida/o.